dijous, 12 de juliol de 2018

MIEMBRO DE LA MANADA



COMUNICADO DE MDD SOBRE UN MIEMBRO DE LA MANADA



No es posible, que tras ser condenado a 9 años de prisión por delitos de violación de una mujer, vuelva a ser un miembro activo en un cuerpo del ejército que se supone, vela por la seguridad del pueblo. ¿Qué seguridad tenemos las mujeres si quien nos tiene que defender no nos respeta, abusa y nos viola, con premeditación, sólo por  diversión y satisfacción?.

Un hombre que ha ejercido la fuerza y la superioridad, como si las mujeres fueramos la presa de recompensa de una noche de caceria de una manada de machirulos.Ante estos hechos no se puede aceptar que este agresor convicto y confeso esté en activo en el cuerpo militar. No solo por la sentencia de "la manada" sino por todas  las denuncias de compañeras por agresiones sexuales por parte de compañeros y superiores. Se demuestra que este ámbito es totalmente patriarcal y  las mujeres son infravaloradas. 

Como hemos podido tener concomiento por los medios recientemente al discrriminar a una mujer simplemente por llevar un tatuaje.No vamos a consentir que violadores, asesinos y delincuentes, sigan en el anonimato, silenciados y no penalizados en  nuestra sociedad, deben cumplir condena por el daño que han hecho, por violar y destrozar la vida de una mujer por diversión y por las secuelas que  le han dejado para  todos los años de su vida, posteriores a aquella fatídica noche.Por todo ello exigimos al Ministerio de Defensa la expulsión de Alfonso Jesús Cabezouelo del ejército y su vuelta a prisión para cumplir integramente la condena.

El Movimiento Democrático de Mujeres, MDD en Cataluña, queremos manifestar nuestro desacuerdo con la decisión del Ministerio de Defensa de reincorporar al ejercito, al delincuente y "violador", Alfonso Jesús Cabezouelo.


divendres, 27 d’octubre de 2017

MDD contra regulación vientres alquiler-contra surrofair

El próximo 28 de octubre se celebra en Barcelona, en el HOTEL GRUPOTEL GRAN VIA 678, un evento promocional de empresas cuya actividad es la promoción e intermediación en contratos de gestación por sustitución. Dicho evento, denominado “Surrofair”, cuenta con empresas expositoras dispuestas a explicar a los posibles futuros compradores de sus servicios qué ventajas ofrecen frente a sus competidores.

Ante la inminente celebración del citado evento “Surrofair” en Barcelona, que estimamos supone una vulneración de la legalidad vigente y del interés público tutelado por la ley, mediante el presente escrito, el Moviment Democràtic de Dones de Catalunya, miembro de la Red Estatal Contra Vientres de Alquiler

INSTAMOS

A la Dirección de GRUPOTEL GRAN VIA 678  a fin de que no permita la celebración de esta feria en sus instalaciones y no sea cómplice de la explotación de los cuerpos de las mujeres.

Ada Colau, que como alcaldesa de Barcelona, ponga todos los medios legales disponibles para que no se pueda realizar esta feria en su ciudad y no sea cómplice de la explotación de los cuerpos de las mujeres.







EL MOVIMIENTO DEMOCRÁTCO CONTRA LA REGULACIÓN DE LOS UTEROS DE ALQUILER



Nuestro rechazo absoluto a la explotación de los úteros de las mujeres y de sus capacidades reproductivas en favor de terceras personas.

-La práctica de alquilar vientres es una nueva forma de control sexual de las mujeres que implica la pérdida de derechos tan básicos para la madre gestante como el de la filiación materna y el derecho al aborto.

-No admitimos que, para que algunas personas cumplan sus deseos de maternidad/paternidad, sean vulnerados mediante contrato los derechos de mujeres y menores. No existe el derecho a tener hijos como tal y nos negamos a que en nombre de ese supuesto derecho, se puedan alquilar o comprar los cuerpos de las mujeres como objetos negociables.

-El contrato para alquilar vientres supone someter a la madre gestante a una serie de riesgos y consecuencias negativas: los riesgos físicos y de salud derivados de los procesos médicos requeridos para la consecución del embarazo como es la multihormonación, el parto y los posibles riesgos de embarazo múltiple o abortos selectivos. La madre es además sometida a presión psicológica para que reconozca desde el principio que el bebé no es suyo y para que no establezca ningún vínculo de apego y pueda entregarlo al nacer sin más. Las mujeres son sometidas además a férreos controles durante el embarazo: alimentación, costumbres y actividades diarias, vida sexual y confinamiento y pérdida de libertad en los últimos meses para un control total. Si la madre no cumple con las condiciones del contrato, puede ser sancionada económicamente de manera severa. También se obliga a la madre gestante a aislarse de su entorno a partir del 7º mes estando a merced de quienes pagan por el bebé como pase en Ucrania o durante todo el embarazo en granjas como pasa en India.

-Los contratos para alquilar vientres incluyen la aberrante cláusula que permite a los compradores del bebé rechazarlo si presenta enfermedades o malformaciones, como si de un objeto defectuoso se tratase.

-El alquiler de vientres suponen un negocio muy lucrativo que se ampara en el neoliberalismo y la mercantilización de los cuerpos, y que explota a  mujeres pobres y en situación de extrema necesidad y que no puede admitirse como técnica de reproducción asistida: LAS MUJERES NO SOMOS CONTENEDORES, NI VASIJAS REPRODUCTORAS, NI MÁQUINAS DE CRIAR BEBÉS A LA CARTA disponibles para comprar deseos y enriquecer a múltiples intermediarios.

-Ya se ha demostrado que legalizar mediante una ley garantista no sirve (ejemplo en Inglaterra) porque siempre habrá familias que vuelvan con bebés encargados a empresas que trabajen en países más baratos y donde las gestantes no tengan ningún derecho reconocido

-Por todo ello, porque no todo se puede comprar, ni alquilar ni vender, porque los deseos no son derechos, porque las mujeres no somos vasijas ni los bebés mercancías, rechazamos que pueda ser aceptada o regulada dicha práctica y exigimos su prohibición legal.

#NoSomosVasijas
#NoSomRecipients

dissabte, 23 de setembre de 2017

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL Y EL TRAFICO DE MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS 23 septiembre Manifiesto

 RED DE MUNICIPIOS LIBRES DE TRATA (https://redlibretrata.wordpress.com) 




El Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas se celebra el 23 de septiembre. Fue instaurado por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladés, en enero de 1999.

La prostitución como una forma de violencia de género extrema que debe ser abolida y no una profesión que hay que reglamentar porque regular la prostitución legitima y normaliza la prostitución como una «opción para las pobres». 

Por eso el 23 de septiembre recordamos el Convenio de Naciones Unidas para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, de 2 de Diciembre de 1948, que considera la existencia de explotación sexual aunque exista consentimiento de la víctima, así como de la Resolución aprobada por el Parlamento Europeo el día 2 de febrero de 2006 que insta a luchar contra la idea de que la prostitución es equiparable a un trabajo, el Protocolo de Palermo de 2000, el Convenio sobre Lucha contra la Trata de seres humanos del Consejo de Europa de Mayo de 2005 y la Resolución de Naciones Unidas sobre trata de mujeres y niñas de 1 de Febrero de 2007. 

El fenómeno de la prostitución tiene una relación directa con la feminización de la pobreza. Son mayoritariamente mujeres pobres y/o en situaciones de desarraigo social las que están en situación de prostitución. Por eso, es necesario combatir las causas sociales que abocan a muchas personas a una situación de prostitución contra su voluntad: la desigualdad, la exclusión, la injusticia social y la discriminación sexual, que limitan la libertad de opción de las mujeres. 

La prostitución y el tráfico y trata de mujeres están absolutamente relacionados. La mayoría de mujeres en situación de prostitución son o han sido víctimas de la «trata de personas». Pero tampoco es aceptable afirmar que hemos de regular la prostitución como una profesión porque algunas mujeres afirman que lo han elegido libremente. El supuesto “consentimiento” no es ni puede ser un atenuante de ningún tipo de explotación, de vulneración de los derechos humanos. ¿Puede elegirse libremente, consentir, la explotación y la violencia de género? Los derechos humanos se establecieron para poner límites a determinadas formas de explotación (venta de órganos, esclavitud, …) a pesar de que algunos quieran mostrar que es una libre elección individual. Son derechos colectivos no sujetos a rebajarse ni interrumpirse ni eliminarse por deseos (ficticios o reales) individuales. La prostitución es una explotación y un abuso sexual, al margen del consentimiento de la víctima. Las tediosas discusiones acerca de prostitución libre o forzada, o las elaboradas diferenciaciones entre trata y prostitución, carecen de sentido bajo esta óptica. Hay trata porque hay prostitución, del mismo modo que había tráfico de esclavos, porque había esclavitud. 

Es cierto que hay mujeres que “viven” de ir a los platós de televisión y de radio y de publicar libros anunciando las bondades de la prostitución como oficio y recomendándoselo a las demás. Pero la actitud democrática ante la esclavitud se basa en el rechazo a un estatuto degradante para la dignidad humana, a la conculcación de un derecho humano, no en la percepción que cada esclavo o esclava pueda tener acerca de su condición.

El “Informe sobre explotación sexual y prostitución y su impacto en la igualdad de género” del Parlamento Europeo, de febrero 2014, afirma que la prostitución representa una forma de esclavitud incompatible con la dignidad de la persona y con sus derechos fundamentales, constituye una de las violaciones de los derechos humanos más atroces y es una forma de violencia contra la mujer. Afirma que tiene un efecto en la posición social de las mujeres y los hombres en la sociedad, así como en la percepción de las relaciones entre mujeres y hombres y en la sexualidad y que, por lo tanto, es al mismo tiempo causa y consecuencia de la desigualdad de género. Y explica que toda política relativa a la prostitución repercute en la consecución de la igualdad de género, afecta a la comprensión de las cuestiones de género y transmite mensajes y normas a la sociedad. 

La única solución real es la ambiciosa postura del movimiento abolicionista que busca ir a la raíz de un problema que afecta a los derechos humanos. Derechos que en tanto que esenciales están fuera de discusión: los de toda persona a no ser abusada ni utilizada sexualmente, ni de forma gratuita ni a cambio de ninguna compensación económica. De ahí que el foco debamos dirigirlo a erradicar la demanda, la clientela, los prostituidores. Porque sin demanda, la oferta desaparece. Establecer estrategias que disuadan a los hombres de ejercer esta forma de violencia extrema contra las mujeres y los menores. No solo con educación y concienciación, contando para ello con la colaboración de los medios de comunicación y del sistema educativo, sino con medidas concretas normativas que, efectivamente, pongan los medios para que los aparatos legislativo, judicial y policial penalicen y persigan de forma efectiva a aquellos hombres que ejercen esta violencia machista. Pero, a la vez, con dotación económica suficiente para ofrecer alternativas laborales y sociales dignas y estables a las mujeres que están en situación de prostitución. 

Por eso, en este Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas pedimos que los Ayuntamientos se sigan sumando al centenar de municipios ya adheridos y aprueben en pleno la moción para sumarse a esta red, que conlleve medidas concretas que ya se están poniendo en marcha en estos municipios: 

1. Adherirse públicamente a la red de ciudades libres 

2. Diseñar una campaña periódica de publicidad para sensibilizar de que la prostitución es una forma de violencia de género y explotación sexual de las mujeres y visibilizar la responsabilidad del «cliente», buscando deslegitimar socialmente su abuso 

3. Exigir la aplicación real de la ley persiguiendo el tráfico que todo el mundo conoce y a los proxenetas 

4. Modificar las ordenanzas municipales para la toma de datos de los “clientes” que son los que promueven la prostitución y multarles por el uso irregular de la vía pública o de vivienda para un uso diferente con el resultado de una transacción económica 

5. Adaptar las ordenanzas municipales para negar y revocar licencias de actividad a locales de prostitución y explotación sexual de las mujeres 

6. Poner en marcha campañas informativas en los centros educativos y universitarios sobre la realidad de las mujeres prostituidas y sobre los hombres que participan en ello comprando sus cuerpos

7. Prohibir la publicidad prostitucional en todos los soportes publicitarios existentes en el término municipal y en los medios de transporte urbano y no contribuyendo con aquellos medios de comunicación que la promuevan 

8. Exigir al Gobierno una normativa que penalice, como en Suecia, a los hombres que compran a mujeres con fines de comercio sexual con cárcel de hasta 6 meses y multa 

9. En colaboración con la Administración Central y Autonómica, proveer de fondos para servicios sociales integrales para cualquier mujer que desee dejar la prostitución 

10. Plan Municipal que dote de alternativas laborales y formación a las mujeres que deseen dejar la prostitución 

Lógicamente, con esta moción se pide igualmente que cada Ayuntamiento, siguiendo el ejemplo de la normativa sueca, en ningún caso dirija su acción contra las mujeres prostituidas, ni pretenda su penalización o sanción, sino que apostará por una intervención preventiva de las causas, colaborando y exigiendo al gobierno y a las administraciones centrales y autonómicas erradicar la precariedad del mercado laboral y las condiciones de explotación que en él se viven, que provocan el que la prostitución sea a veces la única alternativa para poder pagar las deudas o mantener a la familia. 

Se dice que la prostitución siempre ha existido, dicen. También las guerras, la tortura, la esclavitud infantil, la muerte de miles de personas por hambre. Pero esto no es prueba de legitimidad ni validez. Tenemos el deber de imaginar un mundo sin prostitución, lo mismo que hemos aprendido a imaginar un mundo sin esclavitud, sin apartheid, sin violencia de género, sin infanticidio ni mutilación de órganos genitales femeninos. Sólo así podremos mantener una coherencia entre nuestros discursos de igualdad en la sociedad y en la educación y las prácticas reales que mantenemos y fomentamos.

El Moviment Democràtic de Dondes somos una organización feminista promotora de la Red de Municipios Libres de Trata.

dimarts, 4 de juliol de 2017

OMERTÁ PATRIARCAL (por Encarna Segura)


 
 
Omertá es un término perteneciente a la jerga mafiosa que denomina la lealtad y el silencio con el que se protegen y amparan unos a otros los miembros de "la familia". El objetivo es el de mantener a salvo la organización y defender los intereses del clan cuando sus acciones son denunciadas y perseguidas por la ley.
Nadie sabe nada, nadie ha visto nada, nadie ha hecho nada.
El término es perfectamente aplicable a la lealtad de la fratría masculina, cuya inmensa mayoría permanece silenciosa ante el machismo cotidiano, las desigualdades y la violencia de género. El objetivo en este caso guarda el mismo paralelismo, la defensa del patriarcado y de los privilegios que la mayoría obtienen de la desigualdad, el abuso y la explotación de las mujeres, y del control  obtenido sobre todo el colectivo femenino cuando se atemoriza a todas a través de la violencia, las violaciones y los asesinatos machistas que perpetran cientos de miles de "los suyos" sobre otras tantas mujeres.
Pero ninguno parece saber nada, ni ver nada ni mucho menos haber hecho nada.
La omertá patriarcal recorre todos los ámbitos de la sociedad con su terrorífica complicidad silenciosa, en la que se amparan los violentos para seguir campando a sus anchas.
Desde el ámbito doméstico hasta los medios de comunicación, parece que la mayoría de los hombres no tienen la menor idea de que, a 5 de julio y continuando con la macabra estadística de un año tras otro, han sido asesinadas 55 mujeres y 4 menores de edad a manos de otros hombres,  que otras tantas podrían ya estar sentenciadas a muerte y van a ser ejecutadas en los próximos meses, que cientos de miles sufren violencia física continuada,  que cientos de miles son explotadas sexualmente, y que miles y miles son víctimas cada año de violación y abusos sexuales.
¿Y nadie sabe nada, ni ha visto nada ni ha hecho nada?
La omertá patriarcal resulta indignante en los medios de comunicación cuando se informa sobre violencia machista extrema, donde las mujeres a menudo no son asesinadas, "aparecen muertas", quizás víctimas de algún hecho circunstancial sin aparente conexión con la violenta estructura patriarcal que soportan, y en donde los hombres que las ejecutan son con frecuencia disculpados o justificados, y ellas responsabilizadas por no haber denunciado, no haberse alejado a tiempo del maltratador e incluso haber provocado al asesino de alguna manera.
Resulta especialmente repugnante cuando hace unos dias leíamos que una niña de 13 años fue violada por un grupo de adolescentes, y el autor del artículo responsabiliza a la menor y a sus padres preguntándose escandalizado qué hacía esa niña en la playa la noche de San Juán, en lugar de horrorizarle, como mínimo, que nuestras hijas corren peligro de ser atacadas en cualquier lugar y momento por otros hombres.
La omertá patriarcal que va del entorno privado al público pasando por lo político y lo mediático, nos resulta ya insoportable.
Ya no soportamos más tanto silencio cobarde. La erradicación de la violencia machista y el patriarcado pasa necesariamente por la implicación de los hombres y requiere que dejen de banalizar, amparar y hasta celebrar los comportamientos violentos y abusivos de otros hombres, empezando por los de su entorno, hacia las mujeres.
Es necesario que reconozcan su propio machismo y que tengan la honestidad y la valentía de abandonar sus privilegios y respetar de una vez por todas la dignidad y la vida de las mujeres: de sus parejas, sus hijas, sus hermanas, sus madres, sus amigas, sus compañeras y de cualquier otra mujer, conocida o no, tenga el lugar que tenga en la sociedad.
La omertá patriarcal es un mandato de silencio que ampara a los violentos, que beneficia a todos los hombres en mayor o menor medida, que le cuesta la vida a miles de mujeres a diario por todo el mundo y que revela una inmensa bajeza moral y ética despreciando vergonzosamente los derechos humanos de sus iguales, las mujeres, y beneficiándose de ello.
¿Hasta cuando este silencio?
Encarna Segura, MDD Catalunya.



Nota: Este artículo se enmarca en la sección Actualitat Feminsita de libre publicación del blog del MDD, cuyo objetivo, es promover la participación de las lectoras y lectores. El Moviment Democràtic de Dones no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a mddonescat@gmail.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía y una buena dosis de perspectiva de género

dimecres, 24 de maig de 2017

1 Junio: Presentación del libro: El movimiento Democrático de Mujeres. De la lucha contra Franco al feminismo

El Moviment Democràtric de Dones, la Llibreria Alibri y los Libros de la Catarata le invitan a la presentación del libro EL MOVIMIENTO DEMOCRÁTICO DE MUJERES. DE LA LUCHA CONTRA FRANCO AL FEMINISMO, de Francisco Arriero Ranz.

El acto tendrá lugar el jueves, 1 de junio a las 19.00h en la Llibreria Albiri

Intervendrán:

- Amparo Moreno, catedrática emérita de Periodismo y Ciencias de la Comunicación de la UAB y autora de Mujeres en lucha. El movimiento feminista en España.
Beatriz Silva, periodista y vicepresidenta del Movimiento Democrático de Mujeres en Catalunya (MDD)
Francisco Arriero Ranz, autor del libro



Librería Alibri
Balmes 26, 08007 Barcelona
Jueves 1 de Junio de 2017, 19.00h

Os esperamos. Rogamos hagáis difusión del acto.